Cada quien es dueño de su propio destino, nada es casualidad, todo es causal, lo que tenemos es porque de alguna manera hicimos algo en algún momento para que ese suceso o esa persona llegara a nuestras vidas., todo tiene un motivo y una razón de ser, aunque no lo entendamos en el momento y pensemos que somos las personas mas infelices de la tierra después nos daremos cuenta del porque de las cosas.

 

Yo me pregunté muchas veces porque me topé con la persona que me casé, trataba de encontrar siempre una explicación a todo y ahora sé que llegó a mi vida para aprender a perdonar, para tener mas cuidado con quien me relaciono, para madurar, para ser mas fuerte, y aunque en un principio creía que el mundo se me acababa ahora agradezco y doy gracias todos los días porque si no me hubiera pasado eso entonces ahora no seria lo que soy ahora.

 

He aprendido muchísimo, ahora no me relaciono con cualquier persona ya que no quiero caer en el mismo error. Tolo lo que he aprendido lo tomo como experiencia mas no como fracaso, y eso me ha ayudado a ver la vida de otra manera. Estas experiencias que han marcado mi vida son las que me han hecho trascender, y de las que he aprendido mas.

 

Algo que me queda claro es que si perdoné es porque dejé el pasado atrás y hoy estoy abierta a nuevas experiencias, vivo el presente al máximo y estoy con una mente positiva y feliz cada día de mi vida. Todo pasa por alguna razón, todo tiene una razón de ser y recuerda que nada es casualidad, por lo tanto no culpes a los demás y se responsable de tu propio destino.

 

Si te ha gustado este artículo compártelo y subscríbete a mi lista de subscriptores.

 

 

 

Facebook Comments