Cuando llegué a Canadá, y empecé a convivir con la gente de allá, me di cuenta que las personas, la cultura, los valores, las costumbres, todo es muy diferente y es a pesar de que estamos en el mismo continente. El choque cultural cuando llegas a otro país en ocaciones es muy fuerte, me sentía incómoda en muchas cosas y situaciones de las que no estaba acostumbrada a ver.

Al principio todo era color de rosa, puro aprendizaje y cosas nuevas por descubrir, me gustaban muchísimas cosas pero muchas otras no y esto aclaro que es de acuerdo a mi experiencia, como por ejemplo:

La gente no saluda, tus propios vecinos con los que te topas en el mismo edificio, no te regresan el saludo, ni siquiera te miran a los ojos, es más, es como si tú para ellos no existieras. Esto es algo de lo que no me acabo de acostumbrar, para mí lo normal es saludar a mis vecinos, es más, convivir con ellos, pero en Canadá es raro ver eso, y no puedo generalizar pero la mayoría de mis vecinos que tuve fueron así. En el trabajo era lo mismo, con mis compañeros de trabajo era igual, ni los buenos días decían, y bueno lo que opté es no saludar ya que el que me dejaran con el saludo en la boca pues no era nada agradable.

Cuando te invitan a comer a alguna casa debes de llevar algo. Yo acostumbrada a que cuando teníamos invitados en mi casa, nadie llevaba nada, el que invitaba ofrecía todo y es más personalmente da hasta pena que se quieran levantar a recoger un plato.

Relaciones abiertas? O cerradas? A mí siempre me preguntaban si la relación que tenía era abierta o cerrada, no entendía al principio a que se referían pero fue hasta que una persona de allá me explico que una relación cerrada es donde la fidelidad y el compromiso existe entre las dos personas, algo muy normal para mí y en la abierta es cuando cada quien puede andar con quien quiera y no hay problema de ninguna de las dos partes, la fidelidad ni el compromiso existen, algo que para mí no era nada normal.

El concepto de familia no es el mismo, las familias no se reúnen ni se apoyan tanto como yo estoy acostumbrada. Un día una amiga canadiense tenía una operación en el hospital y llegó en taxi y salió del hospital en taxi, es decir, aunque tenía buena relación con su familia ninguno de sus familiares fue a verla. Las familias no se reúnen ni se ven tan seguido, puede pasar meses y no se frecuentan.

En fin hay tantas cosas diferentes en las que uno no está acostumbrado a ver que el choque cultural es fuerte, pero con el tiempo uno termina aceptando a la cultura tal y como es, sin juzgar ya que uno como inmigrante es el que se tiene que acoplar al país que llega, nosotros nos tenemos que acoplar a ellos y no ellos a nosotros desde mi punto de vista.

Si te ha gustado este artículo compártelo y subscríbete a mi lista de subscriptores.

Facebook Comments